martes, 17 de enero de 2012

plaf! se acabó...



se cierra porque no hay más y porque nunca hubo y porque seguramente no habrá.

domingo, 7 de agosto de 2011

Foso

¿Qué ha sido la muerte sino un cambio de empaque?
Un destinatario errado en el bolso del emisario;
Que te pone en el féretro,
El escritorio,
Una caja o en el útero infarto del cenicero.

¿Qué paradero más tendrá esta última milla trotada?
Sino es la dársena silente de las siluetas enfermas…
Donde tus alas son espolones
Y tus garras tibios papeles que arañaron una era dislocada.

Competencias sin patria,
Abdominales sin vientre,
Costumbre de la danza en frenesí olvidable
Para hacer del sermón una querella ahogada en la vereda.

Dónde te has ido a hacer más que un cadáver
Sino es al lado pútrido de la autopista
Donde corre la auténtica pelea
Que no es sino el encontrarse un nicho
Para ver si hay suerte de oler a podridos narcisos.

Cómete la tierra de gusto,
Porque no hay sabor más fresco.
Tómate la sangre y envenena cada vínculo de tu seso
Pues no hay mayor cáliz que el saberse sólo dueño de un féretro
Inquilino de una caja, invasor de un hueco.

jueves, 21 de julio de 2011

Te Deum

La traición vista en el espejo.
El remedo de una silueta diluyéndose
En puñados de arena disgregados al olvido.
Y el mentón incólume postrado a las orillas del desencanto
Girando y girando…
Allí donde el merengue sabe a nada
Y la sonata solo te zumba la oreja;
Se hace cuarteado monumento del desprecio
Olvido del forastero.

Templos en escombros
Iglesias en cenizas
Y catedrales mohidas;
Conducen esta nación de ensueño
Que se recorre apabullando las cáscaras de rostros tupidos al ventanal
Meándosele cuando se puede
Bailándosele en aquelarre.

Pero la efímera fantasía
En su inocencia rosada, de eterna inocencia
Se olvida de lo amargo del matecito en madrugadas,
Y los corceles de sepia
Invaden el recodo de tu bolsillo
Y exprimen los rincones de tu esencia;
Hasta hacerte cadalso sepultado.
Rúa de memoria digital
Que se pinta de plomo
Y puede verse cayendo en la obediente columna a cubrirse;
Domino espantoso del circo de los payasos muertos.

¿Cuánta migaja es necesaria para hacernos acólitos de la bomba
Y el aderezo de sopa de piedra en flema?

¡Salve al Cristo de plutonio
Que nos vigila del pecado de ser vivos!

¡Ave mercado y etcéteras
Que nos das laburo en cada día!

martes, 28 de junio de 2011

SEVER

Casualidad de mortandad instantánea.
Un día parado al revés
Atolladero de almas en la entrada del purgatorio,
Un libro renegado a dejarse leer…
Hollín en los oídos y cerumen en los labios partidos.

TODO SE DIFUMINA
En espejos furtivos donde el sueño es corrompido por el mismo día a día
Y no hay distingo… si yo no soy él, y él no soy yo;
Y ellos no son nadie, y la nada copa todo.
Divertimento en la acera, de la sopa de hormigas alunadas
Bolsillos escuetos en ayunas
Y aves marías enfundados en la solapa caliente.

Toda manija abre una puerta que no es ni entrada ni salida
Pues el tránsito colorido de plomos y cuajos
Te encierra en pasadizos movedizos de direcciones contrarias
Úteros y peces
Senos y ciempiés
Tarjetas y medallas
Vómito del palmarés de una vida
Desperdiciada en escalones y pistas
En lechos fríos y yantar de margarina.

domingo, 12 de junio de 2011

All I need



video


I'm the next act
Waiting in the wings
I'm an animal
Trapped in your hot car
I am all the days
That you choose to ignore

You are all I need
You are all I need
I'm in the middle of your picture
Lying in the reeds

I'm a moth
Who just wants to share your light
I'm just an insect
Trying to get out of the night
I only stick with you
Because there are no others

You are all I need
You're all I need
I'm in the middle your picture
Lying in the reeds

It's all wrong
It's all right
It's all wrong

viernes, 10 de junio de 2011

El candor gastado
Y evaporado el beso…

Cuestan los peldaños del empinado descenso.

Rancias mis calcetas,
Mustios tus sombreros,
Somos la urna de las joyas olvidadas;
Sin brillo ni rubor para ser estrellas de nuevo.

Somos la colcha que tirita…
Y gastada nuestra sábana, aún nos aguardan los inviernos.
Madrugadas con falla y morada en guerra fría
Tensión del músculo viejo,
Pensión del bullicio en silencio,
Y calambres en los espejos.

Te sirvo el mate del sereno
Y a cuatro codos en mesa
Estiro mis huesos polvorientos;
Y temblorosas las falanges
Comienza a desmoronarse este universo.
Rocío del furor al viento
Arena de los años fungidos en el beso,
Que se despilchan de mantos recuerdos
Danzando en el viento eterno del ignoto romance
Que no se olvida en el patio de los trastes
Sin habernos tirado antes los cubiertos.

Allí donde acurrucados fenecemos
Como una loma de polvo
Un montículo debajo del edredón sin sueños
Vamos colgando las bufandas
Que sin largarnos de cuando en cuando, no hay parada sin regreso.

martes, 31 de mayo de 2011

lánguido

Débil…
Como la gota suspendida de la hoja en el crepúsculo de un rocío discreto
Que ayunamos sin haber pegado el ojo
Siendo posesos de la quietud de esa ventana
Donde los hombres van concretos, derechos, consumados…

Cuán lejos hemos de encallar;
Del aplomo y el prestigio,
Del sudor sin sentimiento de bicho,
Descascarándonos…
Tras la ventana, tras el haz del sereno suspendido
Muy madera al viento.

La salida no ha tenido siquiera entrada
Y aprendiendo a deambular
Con la suela repleta de apartados ignotos, y caca;
Se afina nuestra brújula de un remallado desvarío
Como a tientas en tinieblas de cegueras ramadas.

Sopor de multitudes
Envuelto en nuestro gélido catado
Gritando ¡tierra! Una vez revueltos
Tras los cientos de naufragios sin puerto
Hojas gélidas…
A punto de escaparse al olvido del bote sin remo.